6 consejos, unas plantas y 1 reflexión sobre la salud.

Estamos convirtiéndonos todxs en expertxs en epidemias, contagios, antígenos y en sistemas de salud. Oímos cada día palabrejas como el índice de rebrote, la R o la PCR. Pero, más allá de voces sueltas y tímidas, no se está hablando de sistema inmune, de prevención, de refuerzo, en definitiva, de SALUD.

Ya en culturas antiguas como la hindú o la griega, la medicina se enfocaba en dos vertientes: la sanación y los tratamientos para enfermedades y dolencias, y la prevención y el mantenimiento de un organismo sano y fuerte.  Las recetas eran para sanar, pero también se estudió el efecto beneficioso de la dieta, el ejercicio y la higiene.

 

20 siglos después, da la sensación que nos hemos olvidado de la otra mitad de la medicina y nos hemos centrado solo en curar y no en evitar algunas enfermedades. Nos ponemos sin dudarlo en manos de los profesionales cuando nos falla el cuerpo, pero nos hemos convertido en sujetos pasivos de nuestra salud y nuestro equilibrio, tanto físico como emocional. 

El cuerpo es un sistema complejo, con múltiples relaciones entre los sistemas y aparatos que lo componen, por lo que la salud debe enfocarse teniendo en cuenta esta globalidad. Y nosotrxs tenemos que tomar parte y acción en nuestra salud, promoviendo hábitos saludables y de paso, recuperando nuestros cuerpos y mentes.

 

 

6 ACCIONES PARA MEJORAR TU SISTEMA INMUNE QUE ESTÁN EN TU MANO o CÓMO CUIDARSE EN LA SALUD.

 

 

Nuestras defensas se debilitan a medida que envejecemos o cuando nuestro cuerpo se "contamina" por tóxicos como el tabaco o el alcohol. La dieta, nuestro estado mental o el estrés también afectan.  

 

 

¿Qué puedes hacer tu para reforzar tus defensas?

 

1. Haz ejercicio.

 

Activa la circulación y el movimiento de las células inmunitarias y disminuye las hormonas del estrés (algo muy, muy importante).

 

Mantén un estilo de vida activo. A veces basta con salir a pasear, ir andando a trabajar, subir escaleras, hacer 30 minutitos de ejercicios en casa...

 

2. Duerme lo suficiente.

 

Es decir, entre 7 y 8 horas. Dale esas horas a tu cuerpo para reiniciarse.

 

Un estado de privación del sueño aumenta las hormonas de estrés y el cortisol, necesarios para mantenerte despierta y alerta. Según un estudio, las personas que duermen 8 horas tienen más niveles de linfocitos T (son los que producen los anticuerpos).

 

 

 

3. Toma antioxidantes.

 

Los antioxidantes (polifenoles) están presentes en el 90% de las plantas, muchas veces en forma de pigmentos (colores de las flores). Los antioxidantes evitan la acción de los radicales libres, actúan sobre el sistema inmune y la salud cardiovascular y reducen la inflamación (en muchos casos crónica por el estrés). Desde el té hasta el tomillo, pasando, obviamente, por hortalizas y frutas.

 

 

 

4. Toma el sol.

 

30 minutos al día, y que te dé en más piel que sólo en la cara. Nuestro cuerpo sintetiza vitamina D3 (colecalciferol) a través de la piel, con ayuda del sol (rayos UV) y a través de algunos alimentos (pescado, lácteos, huevo) conseguimos la D2, pero la mayor parte de la vitamina D que usamos la sintetizamos nosotros. La Vitamina D es casi considerada como una hormona, ya que interviene en muchísimas funciones del organismo. A nosotros nos interesa porque es inmunomoduladora.

 

 

*Un reciente estudio en España ha determinado que el 80% de los ingresados de COVID-19 tenía déficit de vitamina D.

 

 

5.  Come de una forma equilibrada.

 

El 80% del sistema inmune está en el intestino, así que un sistema digestivo sano reduce las probabilidades de enfermar.

 

 

Una dieta mediterránea es ideal: rica en verduras, frutas, grano entero (pasta, pan y arroz integrales), legumbres y grasas saludables (frutos secos, pescado graso, aceite de oliva…). Baja en carnes rojas, alcohol, azúcares o grasas saturadas.

 

 

 

Para el sistema inmune y el antioxidante es importante el aporte de ciertas vitaminas y minerales (C, D, E, B6, betacarotenos, hierro, selenio, zinc, cobre…) y fibra prebiótica, básica para nuestra flora intestinal, que también cuidaremos con los alimentos fermentados o probióticos (yogurt, chucrut, kéfir, miso, kombucha…).

 

 

 

En realidad, no hay que tomar suplementos en general ni obsesionarse, ya que una dieta mediterránea REAL cubre todos estos elementos. Y ante la duda, consulta a un/a profesional de la nutrición y la dietética,nunca a Google!

 

 

6. Relájate.

Esta es, seguramente la parte más difícil, intentar no vivir estresada en los tiempos que corren.

 

El estrés provoca una respuesta en diferentes sistemas, sobre todo a nivel nervioso, inmunitario y endocrino, poniendo al organismo en tensión y listo para afrontar la situación estresante.

 

El problema es cuando esto se produce de manera crónica. Además de estar permanentemente con inflamación (con el consiguiente daño celular), seremos más vulnerables frente a determinadas enfermedades y microorganismos. Ciertos elementos proinflamatorios podrían inhibir incluso la función de algunos neurotransmisores (que conectan neuronas).

 

 

...Y COMO SIEMPRE, LAS PLANTAS AL RESCATE.

 

 

Complementa todo lo que hemos dicho con plantas, por supuesto.

 

 

Tienes plantas inmunoestimulantes (equinácea), antisépticas, antimicrobianas, antivíricas (tomillo, jengibre), adaptógenas (ginseng, eleuterococo, reishi, shiitake…), revitalizantes (romero, ginseng), con muchos flavonoides (, rosa canina) o incluso remineralizantes y vitamínicas (ortiga, cola de caballo, diente de león, alfalfa…) que nos ayudarán a prepararnos para futuras infecciones o a luchar contra ellas.

Puedes hacer tratamientos preventivos, tomando una taza al día. Si quieres endulzar, que sea con miel, que es antiséptica.

 

Desde Siente, además, te proponemos 4 mezclas medicinales para este plan de acción. No hace falta que las tomes todas, por supuesto. Valora tus puntos flacos y empieza a prevenir por allí.

Ahí van 4 propuestas.

1.  Empezar a combatir el estrés con la MEZCLA RELAJANTE. Es ideal para tomar durante el día y en momentos de estrés, ansiedad o en épocas de mucha actividad ya que no tiene plantas somníferas potentes.
* Lleva: salvia, melisa, azahar, tila, valeriana y menta.

2. Si tu problema es dormir bien, nuestra MEZCLA FELICES SUEÑOS es para ti. Es relajante y somnífera. Además, te ayudará a dormir más profundamente durante toda la noche.
* Lleva: amapola, pasiflora, salvia, azahar, melisa y tila.

3.  Chute de antioxidantes. Nuestra MEZCLA ANTIOXIDANTE ayuda a reducir los radicales libres y el envejecimiento celular y mejora el sistema nervioso y circulatorio.  
*  Lleva: Rooibos, romero, té verde descafeinado, ginkgo, hinojo y tomillo.

4.  Fortalecer el sistema inmune con la MEZCLA DEFENSAS. Estimula linfocitos, es antiséptica, antivírica, antibiótica. En caso de fiebre contribuye a bajarla y ayuda a mejorar erupciones de piel o bucales.
* Lleva: Equinácea, tomillo, jengibre, hibisco, melisa y caléndula

 

Esperamos que te haya sido útil. Recuerda que ante cualquier duda deberías consultar con profesionales (nutricionistas, dietistas, fitoterapeutas...) y que lo importante es cuidarse en la medida que podemos, sin generar obsesión y por tanto, estrés.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

ENCUÉNTRANOS

Calle Rogent, 96
08026 Barcelona
934 50 88 58
De lunes a sábado de 10:30-14 y 17-20:30

COMPRA ON LINE

...coming soon...

de mientras, puedes hacer pedidos a domicilio

desde nuestra web-app:

siente a domicilio

NOS VEMOS EN LAS REDES!

Contáctanos fácilmente por Whatsapp!


HOLA! ¿QUIERES DECIRNOS ALGO?